CÓMIC PARA TODOS

‘Predicador’ 1, de Garth Ennis y Steve Dillon

predicador_num1_okEditorial: ECC.

Guión: Garth Ennis.

Dibujo: Steve Dillon.

Páginas: 208.

Precio: 17,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2014.

Vertigo implica lecturas adultas, pero Predicador supone la mayor irreverencia de todas las publicadas bajo ese sello. Aunque están a punto de cumplirse veinte años de la publicación de su primer número, es todavía posible que esta serie no haya alcanzado a importantes grupos de lectores, por lo que es mejor dejar todas las sorpresas que esconde para que estallen justo en el momento en el que Garth Ennis las dejó preparadas. Pero sí se puede decir que, como indica su título, la religión tiene mucho que ver. La serie reúne a un trío protagonista que no está precisamente dentro de la moral cristiana, por mucho que uno de ellos lleve un alzacuellos y dé título a la serie, en el centro de una completa galería de monstruos y criaturas sobrenaturales y con un tema fundamental: la búsqueda de Dios. Literalmente. No es que Ennis sea un autor que guste de la contención, que ya se había hecho un nombre en el mercado norteamericano más adulto con Hellblazer (donde coincidió precisamente por primera vez con Steve Dillon, dibujante de Predicador), pero aquí desata la más salvaje de sus creaciones, mezclando ángeles y demonios, bajas pasiones, asesinos en serie y, sobre todo, muchos misterios que afectan a los protagonistas y a la trama en la que Ennis les hace moverse. Irreverente, pero también genial.

Ennis lleva Predicador a una especie de mezcla de géneros en la que dos destacan con claridad. Es una historia de corte fantástico, de eso no hay ninguna duda viendo los poderes paranormales y la presencia de seres propios del Cielo y del Infierno, y además es uno de claro tono adulto, por su violencia y por todo lo que hay detrás de las complejas personalidades del predicador Jesse Custer, de su ex novia Tulip y de Cassidy, un tipo que combina una perversa cantidad de oscuros secretos y la capacidad de ser un deslenguado capaz de ser irritante. Pero Ennis pone mucho de western, en los duelos que hay y en la forma en que los encaran sus protagonistas pero también en la estética de pueblo norteamericano y el papel que juegan los diferentes agentes policiales que van apareciendo. En realidad, esos referentes son intentos desesperados de clasificar lo inclasificable. Eso es lo que Ennis persigue en Predicador, que cada historia, e incluso dentro de la misma historia en diferentes escenas, apele a algo completamente diferente. Por eso arranca su narración como un flashback que sirve para mostrar una genial introducción a los tres protagonistas y por eso, aunque en estos siete números sólo cierra básicamente dos arcos argumentales, se ve ya una sensación de cambio constante dentro de las premisas básicas.

El gran mérito de Steve Dillon al dibujar Predicador es el de haber establecido una imagen de los personajes protagonistas que era perfectamente reconocible incluso para lectores que no se hubiera asomado nunca a un tebeo de la serie. Y eso que tenía un espléndido competidor en Glenn Fabry, el portadista de Predicador, cuyo trabajo en ese sentido es digno de mención. Pero Dillon encuentra lo mejor de sus esfuerzos a la hora de dar carisma a Jesse, Tulip y Cassidy, y mostrando la violencia que hay en la obra. De hecho, es ahí donde destaca porque consigue que lo más explícito (ojo a los efectos que una bala es capaz de causar según él lo dibuja) pueda verse de una forma terrorífica pero también como parte de ese sentido del humor salvaje, cínico y sin límites que plantea el propio Ennis en sus guiones. Si el terror fantástico y el western son los dos géneros más claros en Predicador, Dillon se maneja en ambos con muchísima soltura. Predicador arranca así con muchísima fuerza. Su primer número es ya por sí solo la perfecta definición de la serie, pero sólo una muestra de hasta dónde son capaces de llegar Ennis y Dillon. Porque son capaces de ir mucho más lejos de lo que se ve en ese primer número, por salvaje que pueda parecer, excediendo incluso muchos de los líneas rojas de Vertigo. Y eso es un elogio.

El volumen incluye los números 1 a 7 de Preacher, publicados originalmente por DC a través de su sello Vertigo entre abril y octubre de 1995. Como contenido extra, el libro tiene un prólogo de Joe R. Lansdale, las cubiertas originales de Glenn Fabry y dos ilustraciones para sendos pósters del propio Fabry y de Dave Gibbons.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada el 14 agosto, 2014 por en Cómic, ECC, Garth Ennis, Steve Dillon, Vertigo.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: