CÓMIC PARA TODOS

‘Enjambre’

Enjambre_CVEditorial: Norma.

Guión: Ana Galvañ, Srta. M, Sonia Pulido, Miriam Muñoz, Lola Lorente, Txus García, Paulapé, María Castrejón, Pupi Herrera, Clara-Tanit Arqué, Mamen Moreu, Elisa McCausland, Ana García, Lydia Sánchez, MP5, Carla Berrocal, María Herreros y Cristina Durán.

Dibujo: Ana Galvañ, Srta. M, Sonia Pulido, Miriam Muñoz, Lola Lorente, Gally, Paulapé, Susanna Martín, Pupi Herrera, Clara-Tanit Arqué, Mamen Moreu, Alejandra Alarcón, Raquel Gu, Lydia Sánchez, MP5, Carla Berrocal, María Herreros y Cristina Durán.

Páginas: 160.

Precio: 18,50 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Abril 2014.

La antología está de moda. Y la antología de género siempre ha sido una forma de gritar bien alto que el cómic no es sólo cosa de hombres, del mismo modo que años atrás hubo que gritar que no es sólo cosa de niños. Pequeñas batallas que hay que ir librando, en el tebeo como en la vida, y que se solucionan con talento. Cuando se ve, tanto da que el autor sea un hombre o una mujer, de una u otra procedencia, porque al final, aunque muchos mantengan una absurda pose heredada de otros tiempos (y que Ana Miralles explica con brillantez en su introducción), lo que todos queremos es leer buenos tebeos. Enjambre lo es, es cómic del bueno porque en sus páginas se manifiesta mucho talento. Y una variedad gozosa que sirve para trazar un magnífico del cómic español realizado por mujeres. No femenino, no de mujeres, pero sí por mujeres. Ellas son las protagonistas con su categoría, no por el simple hecho de ser mujeres, y ahí radica el triunfo de Enjambre, que sin perder el tono reivindicativo que tiene desde su origen y en algunas de sus historias, acaba siendo una antología brillante y muy bien trazada, pero sobre todo un portal al universo personal de todas y cada una de sus autoras, algunas ya muy conocidas y otras muy atractivas revelaciones.

Una vez que ha quedado claro la autoría femenina del tebeo en cuestión y admirando por ello el esfuerzo didáctico y reivindicativo que hay en historias incluidas en sus páginas como Históricas, de Srta. M, Enjambre, de Sonia Pulido, Cándida, de Paulapé, 24 horas, de Ana García y Raquel Gu, o Las frikis esas, de Carla Berrocal, lo importante es disfrutar. Por ejemplo, con la atrevida parábola social de Ana Galvañ en La conferencia; el divertido frikismo de Outing Friki, de María Castrejón y Susanna Martín; la delirante sexualidad que expone Mamen Moreu en Superpoderes; o la encantadora capacidad de Lydia Sánchez para escribir una historia de amor moderna en #post-it. Sería injusto decir que esas son las mejores historias de Enjambre. Se puede decir que son las que más han hecho disfrutar a un lector concreto, porque lo que predomina en Enjambre es precisamente la amalgama de talentos, la mezcla de estilos, la diversidad de propuestas. Son todos relatos intensos que tienen una enorme capacidad de atracción que sólo dependerá de cada lector o de cada momento en que un mismo lector se asome al libro. No es ésta una forma simplista de igualar talento, porque no hay dos talentos iguales, sino la de animar a cada persona a que se abra hueco en el Enjambre y descubra qué le atrae de él.

Y es que se pasa con enorme facilidad de los coloristas escenarios sin palabras de Miriam Muñoz en Domingo al muy atractivo blanco y negro dialogado de Lola Lorente en La Fe Paradise, de la escabrosa imaginación de Pupi Herrera en la tenebrosa Superstición al trazo infantil de Clara-Tanit Aqué en Un día en el Camping Sol. Hay prosa, la de Txus García en ZC (Zángaño Cimarrón), ilustrado con travisea diversión por Gally, y la de Elisa McCausland en Érase una vez, con muy sugerentes ilustraciones de Alejandra Alarcón. Las líneas figurativas de MP5 en Odio intrigan, como también lo hacen los colores de María Herreros en La horca. O el llamativo y marcado trazo de Cristina Durán en Obreras, espléndido cierre para el libro. Y todo pasa en un suspiro, convirtiendo Enjambre en el mejor primer paso de un camino que lleva irremediablemente a sentir curiosidad por estas autoras, por devorar sus biografías al final del libro para saber dónde se pueden encontrar otros trabajos de las que más nos hayan convencido. Da gusto leer obras así porque nos llevan a un mundo diferente, uno en el que la calidad se abre camino por sí sola.

Como único contenido extra, el volumen cuenta con una introducción de Ana Miralles y un epílogo de Marika Vila. María Herreros es la autora de la ilustración de la cubierta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: