CÓMIC PARA TODOS

‘Spider-Man. Tormento’, de Todd McFarlane

image_galleryEditorial: Panini.

Guión: Todd McFarlane.

Dibujo: Todd McFarlane.

Páginas: 136.

Precio: 5 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2014.

La carrera de Todd McFarlane está claramente vinculada a dos personajes: Spawn y Spiderman. Hizo primero al Trepamuros de Marvel, alcanzando una fama inusitada para la época y un poder en la editorial que ya habían querido otros muchos autores. En esa popularidad de McFarlane hay que buscar la explicación a este volumen. Acechaban ya los años 90 cuando su versión de Spiderman caló tan hondo entre el público que McFarlane se creció. Quiso hacer una serie propia, como autor completo, y arrancando desde el número 1. Y Marvel se lo concedió. Tormento es el primer arco argumental de dicha serie, en el que el autor vuelva su personalísimo estilo como dibujante en una historia sencilla, casi se podría decir que simple, con alguna pretensión no del todo satisfecha y combate continuo entre el héroe y un villano, el Lagarto, que no llega a pronunciar una sola palabra en todo el tebeo. Como ilustrador cabe reconocerle a McFarlane que marcó una época, aunque sólo sea porque su estilo caló en un nutrido grupo de autores de aquellos denostados años 90, pero como guionista se le pueden encontrar muchos peros.

El primero de esos peros, probablemente el principal, es que McFarlane parece mostrar mucha ambición que no termina de satisfacer. No quiere hacer sólo una historia de Spiderman, sino que quiere hacer una profunda, en la que se signifique de alguna manera la importancia del matrimonio entre Peter y Mary Jane, y también las motivaciones del héroe e incluso sus remordimientos. Todo esto lo quiere enseñar McFarlane a través de cartuchos de texto. Pero esa narración es más efectista que efectiva, y esconde que durante buena parte del tebeo realmente no está sucediendo gran cosa. En realidad, sí están pasando cosas, pero casi todas destacan desde lo visual. Es decir, que McFarlane, tal y como confesó él mismo, quería el control absoluto de la viñeta. Y se nota. Se ve claramente que todo es producto del trabajo de un dibujante, porque los personajes son bastante intercambiables. El Lagarto es simplemente un monstruo con sed de sangre porque McFarlane no quiere que hable, la villana ni siquiera es identificada, aunque se intuyan algunas claves, porque a McFarlane no le preocupan sus motivaciones, Mary Jane no es más que un descanso en la acción superheroica y a Spiderman le usa para esa pretendidamente profunda narración y como héroe sin más de la batalla que narra.

La mejor forma de adentrarse en el Spider-Man de Todd McFarlane es recordando que, efectivamente, hablamos de un dibujante. Su estilo caló porque se alejó de los cánones más habituales, porque rompió por completo el realismo dando a Spiderman una anatomía verdaderamente arácnida e imposible, recargando cada viñeta hasta el extremo (no hay más que ver la telaraña del héroe para apreciar ese aspecto), y ayudó a crear una forma de entender el cómic que acabó resultado crucial para entender la década de los 90.Y como la capacidad de síntesis no es una de las virtudes del McFarlane guionista, el McFarlane ilustrador se explaya a gusto. A veces con viñetas de gran tamaño, incluso splash pages dobles, a veces con una narración secuencial que apuesta por viñetas alargadas que se centran en detalles muy concretos y siempre tratando de que las onomatopeyas y el sonido se cuelen en la historia. Tormento, esta primera historia de Spider-Man, es más atractiva por su carácter editorial e histórico que por sus méritos artísticos. Eso sí, es difícil que quien conecte de verdad con el arte de McFarlane no sea capaz de disfrutarlo casi incondicionalmente, pero siempre desde la perspectiva de que estamos ante un capricho de autor.

El volumen incluye los cinco primeros números de Spider-Man, publicados originalmente por Marvel entre agosto y diciembre de 1990. Como contenido extra, Julián M. Clemente contextualiza la obra en una espléndida introducción y se incluyen las portadas originales de la serie, obra de Todd McFaarlane, y un portafolio con las cubiertas que el propio McFarlane hizo para Marvel Tales, la serie en la que se reeditaban historias clásicas, junto con los referentes originales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 junio, 2014 por en Cómic, Marvel, Novedades, Panini, Spiderman, Todd McFarlane.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: