CÓMIC PARA TODOS

‘Los muertos vivientes’ 10, de Robert Kirkman y Charlie Adlard

cubierta_MUERTOSVIVIENTES_num10.inddEditorial: Planeta DeAgostini.

Guión: Robert Kirkman.

Dibujo: Charlie Adlard.

Páginas: 136.

Precio: 7,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Mayo 2010.

Sigue siendo tan obvio como aparentemente contradictorio, pero no está de más recordarlo una vez más: Los muertos vivientes no es cómic sobre muertos vivientes. Su décimo volumen, En lo que nos hemos convertido viene a ser una más que definitiva prueba de esa afirmación. ¿Zombis? Sí, ahí están, forman parte de una de las evoluciones más inteligentes que hay tanto en el anterior volumen como en éste, siguen siendo una terrorífica amenaza para la vida de los protagonistas, pero no son ni mucho menos el eje sobre el que pivotan las desventuras de Rick y sus acompañantes. Los muertos vivientes es una serie empeñada en mostrar lo peor, lo más crudo, lo más salvaje de la naturaleza humana. El hombre es efectivamente el peor enemigo del hombre, y la situación apocalíptica no hace sino acrecentar ese peligro para su propia especie. No es nada fácil condensar en estas poco más de cien páginas tantas emociones como es capaz de acumular Robert Kirkman, en la décima demostración de que este tour de force que supone la serie aguanta con el mismo vigor del primer día. Y la enésima de que el género, en este caso el terror, es un vehículo extraordinario para hablar sobre el ser humano.

En línea con lo mostrado en Aquí permanecemos (aquí, su reseña) el papel del hijo de Rick, Carl, es sumamente importante. No con el mismo protagonismo que en aquella entrega, pero sí como motor de las emociones que marcan los mejores momentos de este volumen. Impresionante el arranque de estos números, por el análisis emocional que muestra, pero sobre todo la desgarradora conversación que mantiene Rick con Abraham, precisamente el hombre con el que mantiene un tenso enfrentamiento en las páginas anteriores. Así se desbordan las emociones en una situación límite y Kirkman lo expresa a la perfección. Y todo esto, con tiempo para desarrollar el papel de los muertos vivientes, la posibilidad de averiguar de dónde han salido y añadir nuevas explicaciones a su comportamiento, pero también para encontrar un resquicio para explorar el pasado de Rick, que permite una de las escenas más sobrecogedoras de la serie (aún con cierto sabor a déjà vu con las primeras apariciones del Gobernador). Kirkman se las arregla para que la enorme cantidad de información, acción y diálogo que hay en este segmento de la historia no parezca nunca atropellado ni forzado. Al contrario, el ritmo es modélico y el shock emocional continuo.

A eso, como siempre, contribuye Charlie Adlard con suma facilidad. Con su habitual dominio de las sombras y de los silencios, el dibujo sigue siendo clave para entender las emociones que desprenden los acontecimientos que va narrando Kirkman. Además del brutal impacto que generan sus splash pages finales para cada episodio (mucha atención en este entrega a la del primero de los seis números mensuales que contiene, sobrecogedora en su sencillez), despliega una poco habitual espectacularidad en escenas de huida, con grandes viñetas, incluso dobles splash pages, que encuentran su motivación en el mayor número de zombis que se concentran. Adlard, en todo caso, sigue destacando en lo mismo de siempre, en la enorme expresividad que da a los rostros de los personajes. Alcanzando ya su décimo volumen y completando su quinto año de vida, Los muertos vivientes sigue siendo una serie modélica, emocionalmente compleja y humanamente admirable, arriesgada siempre y muy completa tanto en sus guiones como en su dibujo. En lo que nos hemos convertido es, además, un título tan perfecto para esta entrega como en realidad espeluznante, descripción perfecta de lo que Kirkman y Adlard muestran en sus páginas.

El volumen incluye los números 55 a 60 de The Walking Dead, publicados originalmente por Image Comics entre noviembre de 2008 y abril de 2009. La editorial sacó el volumen recopilatorio, What We Become, en agosto de 2009. Como ya es habitual, el libro no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada el 30 mayo, 2014 por en Cómic, Charlie Adlard, Image, Los muertos vivientes, Planeta DeAgostini, Robert Kirkman.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 309 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: