CÓMIC PARA TODOS

‘La Patrulla-X. Dios ama, el hombre mata’, de Chris Claremont y Brent Anderson

image_gallery4Editorial: Panini.

Guión: Chris Claremont.

Dibujo: Brent Anderson.

Páginas: 96.

Precio: 12 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2013.

La metáfora de la lucha por los derechos raciales estuvo siempre presente en la Patrulla-X desde que Stan Lee y Jack Kirby crearan el grupo de mutantes en 1963. Pero quizá nunca se mostró el tema con tanta crudeza, realismo y sensibilida como en Dios ama, el hombre mata, una espléndida y mítica novela gráfica, de las primeras que publicó Marvel bajo esa denominación a comienzos de los años 80, firmada por Chris Claremont (como Chrisopher S. Clarmento) y Brent Anderson (incluyendo su segundo nombre, Eric). Son muchos los valores que tiene este cómic, pero hay que destacar que Claremont da en la diana en la introducción del libro cuando recuerda que la historia era muy de su época y sin embargo en la actualidad sigue mantienen una espectacular vigencia. El odio sigue en la sociedad, sea por motivos raciales, ideológicos, religiosos o de cualquier tipo, y eso es lo que explora con una enorme maestría Dios ama, el hombre mata. Un guión espléndido, con incontables niveles de lectura que no impiden una notable acción superheroica, y un dibujo sensacional hacen de esta una obra imprescindible para conocer a los X-Men y para valorar el poder que tienen el cómic como medio y el a veces demasiado denostado género de superhéroes.

La premisa, en realidad, es la misma de tantas y tantas historias de los X-Men: alguien quiere acabar con los mutantes porque les considera aberraciones. Ese alguien es el reverendo William Stryker, evangelista y ex militar. Pero en lo que acierta Claremont es en las peligrosas fronteras que cruza. La más joven integrante de la Patrulla, Kitty Pride, es quien vive este odio a los mutantes con más ira porque la vive no sólo cuando se enfunda su traje de superheroína. Y Magneto pondrá a prueba los métodos de los pupilos de Xavier, que es quien más sufre las fanáticas vías que emprende Stryker para conseguir un aplastante apoyo popular a su causa. El ritmo, frenético. Los temas se agolpan. Las reflexiones son sencillamente extraordinarias, más teniendo en cuenta que el marco es un cómic de superhéroes. Y Claremont corona la historia con un final espectacular, no sólo en cuanto a la acción que plantea, sino midiendo con una precisión brutal el papel que juega cada uno de los actores, mutantes y humanos. Quizá el único pero que puede ponerse a esta mítica historia es su extensión. Daba para más y en nuestros días seguro que habría sido un libro más extenso, pero en aquellos primeros pasos de la novela gráfica fue un triunfo que saliera como lo hizo.

Claremont había alcanzado la gloria en X-Men con John Byrne como ilustrador, pero muestra un nivel de sintonía parecido con Brent Anderson, que firma un dibujo soberbio durante toda la historia. Puede echarse en falta la espectacularidad de una splash page (la viñeta más grande, ya en el clímax final, ocupa media página), pero eso cabe achacárselo a esa extensión ya comentada, apenas 62 páginas de historia. Eliminando ese pequeño obstáculo, nada relevante en su precisa narrativa, hay muchísimas escenas en las que el efecto es impresionante. El silencioso clímax, sólo roto por el sonido de una bala, es probablemente lo mejor que muestra Anderson, pero hay mucho talento en la violenta ensoñación de Xavier con sus alumnos, en el dramático flashback que narra la historia de Stryker o en el bellísimo uso de los poderes mutantes que hacen las ilustraciones en el caso de Magneto o Cíclope. La Patrulla-X. Dios ama, el hombre mata es un título absolutamente imprescindible para entender la evolución adulta del cómic de superhéroes, es un relato enormemente valiente y ejecutado con maestría tanto por su guionista como por su dibujante. Y como advierte Claremont, de plena vigencia en 1982, en 2003 cuando firmó su introducción y todavía hoy.

Marvel Comics publicó originalmente X-Men: God Loves, Man Kills en 1982, como el número 5 de su colección Marvel Graphic Novel. Esta edición incluye una introducción de Chris Claremont, entrevistas con Claremont y Anderson, las seis páginas originales que Neal Adams hizo antes de salir del proyecto además de una entrevista con el ilustrador, y las portadas que hicieron Bill Sienkiewicz y Adam Hughes para la segundo y tercera ediciones de la obra, ambas de 1994.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 27 marzo, 2014 por en Brent Anderson, Cómic, Chris Claremont, Marvel, Panini, X-Men.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: