CÓMIC PARA TODOS

‘300. El origen de un imperio’, de Noam Murro

nt_13_poster_teaser-300-el-origen-de-un-imperio-interiorTítulo original: 300: Rise of an Empire.

Director: Noam Murro.

Reparto: Sullivan Stapleton, Eva Green, Lena Headey, Hans Matheson, Callan Mulvey, David Wenham, Rodrigo Santoro, Jack O’Connell.

Guión: Zack Snyder y Kurt Johnstad.

Música: Junkie XL.

Duración: 102 minutos.

Distribuidora: Warner.

Estreno: 7 de marzo de 2014 (Estados Unidos y España).

Considerando todos los detalles, 300. El origen de un imperio es una película bastante más apetecible de lo que cabía pensar. Hagamos historia. 300 es una novela gráfica de Frank Miller (aquí su reseña) que entusiasmó a muchos y escandalizó a unos pocos por su descarnado y glorificador uso de la violencia. Aunque no era su debut, Zack Snyder se presentó al mundo con el enorme éxito de su adaptación cinematográfica, que planteaba una traslación directa de la historia y los dibujos de Miller con una muy efectista puesta en escena, con enormes decorados y efectos virtuales y muchos artificios visuales entre los que destacaban las cámaras lentas y los zooms. Una secuela parecía obligada y Frank Miller se puso manos a la obra. Se anunció 300: Xerxes, pero el cómic no se llegó a publicar. Su autor anda demasiado liado en otras lides, como aquel Holy Terror que soliviantó a sus seguidores y a quienes no lo son, o dirigiendo Sin City 2. La película siguió adelante, pero por el camino el concepto cambió. De Xerxes pasó a ser Battle of Artemisia y de ahí al definitivo El origen de un imperio. Y Snyder, ya volcado en el universo superheroico de DC, se limitó a escribir y producir, dejando la labor de director al casi debutante Noam Murro.

Y sí, la película funciona porque es fiel a la filosofía de la franquicia. El origen de un imperio es, al mismo tiempo, precuela, secuela y spin-off. Narra eventos anteriores, posteriores y simultáneos a los de 300, y lo hace con un tono similar de violencia (quizá incluso más acentuada aquí) y con un lenguaje visual muy cercano aunque no idéntico el del filme de Snyder. Lo que resulta inexplicable, vista la película, es que se barajara el título de Xerxes, pues ese personaje, el rey persa Jerjes interpretado por Rodrigo Santoro, es poco más que un secundario de lujo en esta entrega. El protagonismo es para Temístocles (Sullivan Stapleton) y Artemisia (Eva Green). La historia, por mucho que ronde la batalla de los 300 espartanos en las Termópilas y por mucho que tenga el mensaje subyacente de la unión de toda Grecia contra la invasión persa, es un mano a mano entre estos dos guerreros. Mano a mano, además, a todos los niveles (incluso el sexual), pero del que hay que decir que sale ganadora ella. Green se come la película, tiene el personaje más goloso y es, con diferencia, quien mejor se mete en su personaje. Stapleton hace un papel digno, pero pierde por comparación: no es, ni de lejos, el Leónidas de Gerard Butler para la primera entrega.

La ausencia de Butler es una losa más importante de lo que pudiera parecer, y no sólo por esa comparación. Por momentos, la película pide a gritos la presencia de Leónidas y la falta del actor se soluciona con un par de planos procedentes de la primera entrega y por su sustitución, algo torpe por evidente, por la reina Gorgo (Lena Headey). Pero al final esto no son más que detalles más o menos visibles según el grato de tolerancia que quiera mostrar el espectador pero que no afectan en absoluto al endiablado ritmo que tiene la película desde su arranque. Si el objetivo es el espectáculo, 300. El origen de un imperio lo ofrece, en su historia principal y en sus flashbacks, y de una forma mucho más radical y violenta que la primera entrega. Es necesariamente menos audaz, porque el camino ya lo marcó la primera película, y más efectista. Hay más sangre, más batallas, todo es más grande e incluso más imposible. Y aunque eso deviene en algún plano digital casi impropio de una producción de estas características (como el de la carga a caballo de Temístocles en la batalla final), lo cierto es que también deja un buen puñado de planos espectaculares, producto de trasladar las propuestas de la cinta original al espectacular escenario de las batallas navales.

Uno de los grandes aciertos de Murro está en no dejar que la grandilocuencia digital arruine lo que hace grande una escena de batalla en el cine contemporáneo: la estrategia. Ahí está lo mejor del filme. La política queda en un plano algo más secundario que en el primer filme, y eso se nota en la evolución algo innecesaria del personaje de Gorgo. Lo que está claro es que en la película hay mucho de Frank Miller. Es difícil saber cuánto hay de su trabajo en la todavía impublicada novela gráfica, pero sea mucho o poco el guión y la dirección recogen buena parte de las obsesiones de Miller, incluso mostrando la evolución que el propio autor de cómics ha ido teniendo desde que publicara 300 allá por el lejano 1998. El origen de un imperio es más contundente, sangrienta y salvaje que su predecesora, pero siempre dentro de la aceptable fabulación histórica que propone, donde la precisión realista es inexistente y la principal razón de ser es el divertimento más desenfrenado. Y en ese sentido, esta continuación de 300 es un digno producto de consumo. Salvando algunos defectos, es difícil que quien disfrutó de la película original (y del cómic) no haga lo mismo con este filme, aunque obviamente su capacidad de impacto es menor, pese al mayor grado de violencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 7 marzo, 2014 por en Cine, Warner.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: