CÓMIC PARA TODOS

‘Las brujas de Westwood’, de El Torres, Abel García y Ángel Hernández

Portada_LasBrujasEditorial: Dibbuks.

Guión: El Torres.

Dibujo: Abel García y Ángel Hernández.

Páginas: 112.

Precio: 16 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Febrero 2014.

El nombre de El Torres lleva ya unos cuantos años vinculado al cómic de terror más sobresaliente y Las brujas de Westwood viene a confirmar su enorme habilidad para mostrar lo más tétrico de la fantasía contemporánea. Pero no sólo eso. Torres está creando en su trayectoria una suerte de extraordinario y completo bestiario, buscando en cada uno de sus trabajos un ámbito del terror diferente en el que poder profundizar. Ya nos ha mostrado el infierno, otras realidades, fantasmas japoneses y vudú afrocaribeño, y ahora se lanza de lleno al mundo de las brujas. Y lo vuelve a conseguir. De nuevo, se muestra como un escritor inteligente, que sabe trabajar con la documentación de sus historias y que evita con una facilidad asombrosa la repetición, aunque por momentos se tenga cierta sensación de cercanía emocional y narrativa con Tambores (aquí, su reseña). Quizá eso también venga por el hecho de que Abel García, dibujante de aquella, se encarga de los dos primeros números de ésta. Y con la misma brillantez de entonces, creando unas atmósferas inquietantes. Eso sí, el que lo borda, sin desmerecer en absoluto a García, es Ángel Hernández en los dos episodios finales, aunque el tercero, curiosamente, no lo dibujó él en la publicación original de la serie.

El dominio que El Torres tiene sobre los registros de terror ya lo había probado con sus trabajos anteriores. Las brujas de Westwood es, en ese sentido, continuista. Es decir, es tan buena como la práctica totalidad de las series de género que firma el malagueño. Ésta, como aquellas, es un auténtico relato de terror, probablemente uno de los géneros más complejos de crear y mucho más en el cómic, con momentos que van de lo tétrico a lo espeluznante, que casi invitan a leer el volumen a oscuras y con una linterna en la mano para completar una atmósfera espléndida. Torres consigue dar una atractiva vuelta de tuerca al relato del escritor que sin saberlo plasma en su trabajo hechos fantásticos que, en realidad, está viviendo, y lo hace con un impecable sentido del humor, con un gran uso del tiempo y de sus saltos, y jugando a su antojo entre la realidad y la ficción de sus personajes. Jack Kurtzberg, el escritor protagonista, arranca siendo un personaje arquetípico y va creciendo poco a poco, a medida que su historia y la de las brujas que dan título al libro se van entrelazando. Y si hay algo que El Torres sabe escribir es un buen clímax. Las brujas de Westwood no sólo tiene uno brillante. Tiene, además, la misma mala leche que uno espera del terror moderno.

Y otra cualidad del escritor es que, incluso aunque no sean sus primeras elecciones o aunque tenga que improvisar sobre la marcha (algo que le ha pasado en Nancy in Hell, Tambores y aquí), sabe encontrar dibujantes que le entienden a la perfección. Abel García ya supo trasladar las ideas de Torres en Tambores y en Las brujas de Westwood sabe explotar el terror de lo más gore (en la primera secuencia), lo más macabro (el aquelarre del segundo episodio) y lo más cotidiano (la desasosegante cena de bienvenida). Pero es que Ángel Hernández deslumbra todavía más, apostando por generar un impacto terrorífico en numerosas secuencias, aprovechando esa enorme habilidad del guión para que el clímax sea no sólo la consecuencia de lo narrado sino un momento importante por sí solo, con una atmósfera oscura casi insuperable y con un flashback fascinante en el que toda la historia cobra sentido. Las brujas de Westwood se convierte así en un formidable cuento moderno de terror con tres finales que evidencian el versátil talento de sus autores, una nueva ampliación del macabro universo de El Torres  y una lectura de esas que nos recuerdan que pasar miedo con la ficción es una de las sensaciones más culpablemente placenteras que existen.

El libro incluye los cuatro números de The Westwood Witches, publicados originalmente entre mayo de 2013 y enero de 2014. La edición española incluye el tercer número redibujado por Ángel Hernández y no por Roger Bonet, como aparece en su publicación para el mercado norteamericano. El Torres, en el artículo que cierra el volumen y que está acompañado por diversos bocetos e ilustraciones promocionales, explica el periplo que pasó la serie hasta finalmente ser publicada en Estados Unidos primero y después en España dentro de este volumen recopilatorio de Dibbuks.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 6 marzo, 2014 por en Abel García, Ángel Hernández, Cómic, Dibbuks, El Torres, Novedades.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: