CÓMIC PARA TODOS

‘Jack Staff. Todo solía ser en blanco y negro’, de Paul Grist

jack_staff_01_gEditorial: Aleta.

Guión: Paul Grist.

Dibujo: Paul Grist.

Páginas: 352.

Precio: 19,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2013.

El género más norteamericano del cómic es el de superhéroes. Forma parte de la cultura estadounidense desde el nacimiento de Superman en 1938. Eso no quiere decir, obviamente, que no se haga cómic de superhéroes fuera de sus fronteras, pero normalmente esas encarnaciones de otros países suelen copiar sus características. Jack Staff no. Jack Staff es un superhéroe británico creado por Paul Grist y es mucho más Paul Grist que superhéroe, sigue su propio camino y, aún compartiendo algunas características con el superhéroe americano, es un género en sí mismo. Grist, de hecho, se ha acercado algo más al género tal cual se conoce en todo el mundo con Mudman que con Jack Staff. Todo solía ser en blanco y negro es el primer volumen de sus aventuras, que recoge algún elemento del Capitán América (un tiempo desaparecido o un traje basado en la bandera) para después trazar un camino singular, explotando figuras de la fantasía y la ciencia ficción y proponiendo una narración centrada en varios personajes, no sólo en el héroe protagonista, y en recursos narrativos muy propios del autor, reconocibles para quienes ya hayan leído otros títulos suyos, como la mencionada Mudman o su obra más conocida, Kane. Jack Staff es un superhéroe diferente y quizá seguramente por eso mismo una lectura muy interesante.

Quien espere de Jack Staff un remedo del Capitán América, se equivoca de cómic. También quien busque un Capitán Britania hecho de otra manera. Y es que Grist no quiere imitar a los superhéroes  editados en Estados Unidos. Al contrario, lo que ofrece es una obra muy personal y en cierto modo extravagante. Esto que el propio Grist define como su “intento personal” de abordar el género arranca con el regreso de Jack Staff después de veinte años desaparecido, con el clásico juego de su identidad secreta y la reportera Becky Burdock (impagable el sutil homenaje a las mujeres de Superman, que siempre repetían la inicial del nombre y el apellido) para ir ampliando el universo con un grupo de personajes extraños, con elementos cercanos al superhéroe (o supervillano tradicional) pero siempre retorciendo el concepto en muchos sentidos. Con la apariencia de historias cortas, Grist va tejiendo en realidad un universo amplio y singular, divertido e intrigante, misterioso e incluso algo cínico, en el que mezcla héroes, villanos criaturas sobrenaturales, personajes de un marcado clasicismo, una organización que investiga los crímenes más extraños y la policía del pequeño pueblo inglés en el que sucede todo, Castletown.

A la enorme fluidez de las historias que escribe, en realidad guiones complejos en cuanto a su universo pero no demasiado en lo que se refiere a las tramas, Grist suma su conocido estilo como dibujante. A su trazo sencillo y caricaturesco, claramente reconocible como en todos los títulos que llevan su nombre, suma incontables recursos narrativos que hacen crecer el resultado final. Con tipografías arriesgadas, grandes títulos, cartuchos introductorios que recuerdan a las introducciones de los viejos seriales cinematográficos, onomatopeyas, diseños de página muy diferentes e incluso textos en prosa. Todo le vale a Grist en su alocada y siempre entretenida narración. La sencillez de Grist le permite aprovechar todas las posibilidades que le da el blanco y negro. Y así, el autor se mueve siempre entre la acción heroica, el humor sarcástico y la sorpresa constante al lector, logrando que pasar las páginas del libro sea casi una gozosa necesidad. Jack Staff se convierte así en un cómic terriblemente vivo y dinámico, una vía inesperada en un mercado dominado por la industria norteamericana y una necesidad para completar la bibliografía de un autor tan sumamente interesante como Grist.

El libro incluye los doce números de la serie Jack Staff que Grist se autoeditó bajo el sello Dancing Elephant Press. Dichos números, publicados en blanco y negro, vieron la luz entre abril del año 2000 y diciembre de 2002. Además de alguna ilustración adicional, el volumen sólo contiene como contenido extra una introducción escrita por el propio autor de la serie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada el 21 octubre, 2013 por en Aleta, Cómic, Novedades, Paul Grist.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: